IDENTIDAD, MISIÓN, VISIÓN Y VALORES

 

IDENTIDAD:


Somos una comunidad académica con facultades eclesiásticas y civiles, con una profunda convicción humanista y una decidida orientación al diálogo de la fe con la cultura, animados por el gozo de buscar la verdad que brota del Evangelio.


MISIÓN:


Desde un profundo sentido eclesial, evangelizar la cultura a través de la investigación, la docencia y la difusión del patrimonio cristiano, humano y científico, que contribuya a la configuración de una sociedad más justa y solidaria.

VISIÓN

Para el año 2020, la UPM pretende ser un centro de educación superior de excelencia académica y profunda conexión con la realidad eclesial y social, que se distinga por:

La confianza y el reconocimiento en su formación eclesial de parte de los obispos y de los institutos de vida consagrada.

Su presencia en todas las diócesis y por su influjo en la vida pastoral.

Ser voz y referente en los debates de los grandes temas sociales y religiosos en el continente, a través de investigación, publicaciones y foros.

La formación cristiana de laicos que influyen en los ámbitos de la vida pública y social.

Ser el principal centro de reflexión del pensamiento católico del país y uno de los más importantes de América Latina.

La calidad internacional y vanguardista de su oferta formativa, religiosa y humanística.

La solidez de un claustro docente amplio, plural, con reconocimiento internacional.

VALORES:

Centralidad de la persona

El hombre y la mujer son criaturas que, a imagen y semejanza de Dios, tienen una dignidad inalienable desde su propia naturaleza, y son capaces de perfeccionarse con la educación, misma que debe abarcar todos los ámbitos de la persona: individual, sociocultural y trascendente.

Fidelidad al Evangelio

La comunidad educativa pone al centro de su reflexión y como fuente de iniciativas e intuiciones la riqueza del Evangelio que le permita dignificar la vida de las personas y transformar la realidad aportando elementos para un enriquecimiento del diálogo con las culturas y propone una visión integral del hombre, del mundo y de Dios. La Universidad al enseñar, investigar y difundir la verdad realiza la tarea evangelizadora que le es propia.

Catolicidad

Catolicidad como humanismo cristiano que, además de ser integral, está abierto a todo ser humano, más allá de cualquier condición social, cultural, económica y religiosas. La vivencia del encuentro con Jesucristo inspira formas nuevas para consolidar y mejorar nuestra sociedad.

Colegialidad

Colegialidad como comunión. Los miembros que integran la comunidad universitaria fomentan la unidad con los Obispos y el Papa que representan el Magisterio de la Iglesia, salvaguardando así el mensaje evangélico de Cristo, y manteniendo su unidad con los demás miembros de la Iglesia, prestando el servicio de la comunicación de la Verdad.

Productividad

Que cada uno de los miembros de la Universidad desempeñe las funciones correspondientes, buscando la eficacia, en términos de calidad de insumos y procesos; y la eficacia entendida como logro de objetivos y metas en beneficio de la Universidad y de la sociedad, a través de sus egresados.