Estipendio2

¡La Misa no se paga!
Los medios de comunicación: portales digitales, radio, televisión y prensa escrita, nacionales e internacionales, –como siempre suelen hacerlo, por razones de nota o amarillismo periodístico, y descontextualizando algunas frases con la finalidad de generar suspicacias o morbo entre la gente– difundieron inmediatamente las siguientes frases dichas por el Papa Francisco en su audiencia del miércoles 7 de marzo: … ¡ah, Padre!, ¿quanto debo pagare per che il mio nome venga lì?, ¡niente, capito questo, niente! La messa no si paga, la messa è il sacrificio di Cristo, che è gratuito, la redenzione è gratuita ...
Los conductores de ciertos noticieros en México hicieron apuntes falaces y tendenciosos, como los siguientes:
“El Papa Francisco aclaró que las misas son gratuitas, y nadie está obligado a pagar por ellas, ni siquiera cuando se quieren ofrecer especialmente por un familiar o un amigo fallecido” (Notimex. Agencia de noticias del Estado de México).
“Nadie debe pagar por una misa. Desde el Vaticano el Papa Francisco sentencia que la misa es el sacrificio de Cristo; y que por ello no, no se paga, sin importar que se solicite mencionar a algún familiar o amigo que haya fallecido. Recomendó a los católicos nombrar a su ser querido en voz baja durante la misa, como otra opción” ...video... allí están las palabras del propio Papa: las misas no se deben pagar” (Imagen noticia, México).
“En una audiencia pública el Papa, el argentino, pues dijo que no se debían cobrar las misas y que lo mejor dicho (sic), pues que no se pagaran... El Papa dijo que ninguna persona está obligada nunca a pagar por una misa o por algún servicio religioso. Aclaró que la misa es el sacrificio de Cristo, que por supuesto es gratuito. Apuntó también que si uno quiere dejar una limosna, pero la misa de ninguna forma se paga” (Noticieros Televisa.news, México).
Con estas puntualizaciones, los presentadores de noticias propiciaron reacciones negativas y agresivas en la gente, sobre todo, en aquellos a quienes les gusta emitir opiniones por medio del twitter. Esto ocurre cuando alguna noticia se refiere a la Iglesia católica como institución o a sus ministros sagrados. En tales opiniones mordaces se puede apreciar el odio sistemático de los anticatólicos, anticlericales, agnósticos, libres pensadores, y de algunas otras personas resentidas y alejadas de la Iglesia católica. De ellos no nos extraña tal conducta. Pero de los fieles católicos sí, porque de ellos se esperan reacciones positivas, opiniones críticas, propositivas y bien fundamentadas.
Para que juzgues por ti mismo las notas mediáticas falaces y tendenciosas que estamos comentando, pero sobre todo, para que comprendas en su contexto las palabras dichas por el Papa Francisco, te propongo que veas o leas íntegramente la Audiencia General del 7 de marzo de 2018, la cual fue pronunciada en lengua italiana y publicada en ocho idiomas más (consultar el sitio web: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2018/documents/papa-francesco_20180307_udienza-generale.html).
A los católicos les recuerdo que la compleja estructura y organización eclesial requieren del apoyo y de la contribución de todos los miembros para realizar la misión que Cristo encomendó cumplir a la Iglesia en el mundo.
A este mismo propósito, también les recuerdo la siguiente norma canónica: «Los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado y de caridad y el conveniente sustento de los ministros» (canon 222 del Código de Derecho canónico de 1983). A partir de esta disposición eclesiástica, y de lo establecido en los cánones 947 al 958, que tratan sobre los estipendios de las misas, juzguemos si es necesario o no contribuir con una aportación congrua para la misa.
Dado que se trata de leyes eclesiásticas, y teniendo en cuenta que el Papa es el Legislador supremo de la Iglesia católica, para que estas normas canónicas queden abrogadas se requiere que lo haga mediante un "decreto general legislativo", al que se refiere el canon 29, que habrá de promulgarse conforme a lo dispuesto en el canon 8, §1.
Dicho todo lo anterior, es claro que el Papa no ha pretendido abrogar los estipendios de las misas, sino llevar a los fieles a considerar el valor incalculable de la misa, en cuanto sacrificio de Cristo, mediante el cual ha realizado la obra de la redención humana.
Pbro. Dr. Luis de Jesús Hernández Mercado
Derecho Canónico
Universidad Pontificia de México

EMMO. CARDENAL ERNESTO CORRIPIO AHUMADA

Promotor en la reapertura de nuestra Universidad

En este mes de abril, específicamentehace 10 años, Nuestro Padre Dios se dignó llamar a su presencia al Eminentísimo Señor Cardenal Don Ernesto Corripio Ahumada, quien fue Arzobispo Primado de México. Sirvan estas líneas para agradecer al Creador, la benevolencia, disponibilidad y entrega generosa que tuvo el Cardenal Corripio para con esta casa de estudios; y sirvan a la vez como homenaje para quien supo ser un hábil instrumento en sus manos, a fin de que las actuales generaciones del personal: docente, discente y administrativo, que labora en la Universidad Pontificia de México, conozca la figura de nuestro primer Gran Canciller, y lo tenga en cuenta en sus oraciones.

Biografías del ilustre purpurado se encuentran en muchas partes, así que yo me limitaré a la relación que existió entre Él y la UPM. Su ilustre predecesor en la sede metropolitana, el Cardenal Don Miguel Darío Miranda, había estado insistiendo por más de una década ante las autoridades romanas, para que la Universidad Pontificia fuera nuevamente una realidad en el país; pero sería la XXV asamblea plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, 15-18 de abril de 1980, la que acordó solicitar a la Sede Apostólica, su autorización para refundar en México una facultad de teología. Era por entonces su presidente Mons. Ernesto Corripio, a quien en consecuencia le correspondió nombrar a la comisión que finalmente cumplió con el objetivo, presidida por su obispo auxiliar Mons. Javier Lozano Barragán. Esta comisión se comenzó a reunir el 13 de junio, la cuestión económica se había encomendado a Mons. Rafael Ayala Ayala, tesorero de la CEM, algo no funcionaba, por lo que se vio en la necesidad de renunciar, y en abril del año siguiente lo remplazó Mons. Francisco María Aguilera, también Obispo Auxiliar de México; así que podríamos decir que el proyecto universitario se quedó en manos de la citada arquidiócesis, a cuyo frente estaba el Cardenal Corripio.

Se querían iniciar los cursos en septiembre de 1981, pero la XXVII asamblea plenaria de la CEM, lo pospuso un año, durante el cual se adquirió la actual sede universitaria, pues ya habían decidido iniciar en el seminario conciliar de México, para lo que se hizo una petición formal a Don Ernesto. El 16 de noviembre de 1981 en la novena reunión del comité episcopal se acuerda firmar el documento oficial mediante el cual se solicita a la Congregación Romana la reapertura de la UPM, 16 de noviembre de 1981, firman los miembros del comité encabezados por su presidente el Cardenal Corripio. La respuesta fechada el 28 de noviembre de 1981, y dirigida al firmante principal, pone siete puntos esenciales para conceder lo solicitado, pero aprueba la apertura de cursos para septiembre de 1982, y pide fecha para la erección. El 28 de diciembre 1981 se envían las correcciones concretas a los estatutos, también dirigidas al Cardenal. En ellas se subrayan los derechos-deberes que tiene de por si el Ordinario local, respecto a la vigilancia sobre la ortodoxia y las costumbres, de alguna universidad situada en su territorio; razón por la cual Don Ernesto Corripio va a quedar ligado a la UPM hasta que lo liberen de la responsabilidad pastoral de la arquidiócesis de México.

Fijada la inauguración para el 29 de junio de 1982, comienzan los preparativos de la ceremonia, donde Don Ernesto será pieza esencial, acepta la sugerencia de que el Cardenal Sebastiano Baggio presida la eucaristía inicial, agradece a su Santidad Juan Pablo II la reapertura de la Universidad Pontificia de México, 8 de junio de 1982, y recibe toda la documentación y el compromiso oficial para que esta institución comience a funcionar.

Lo que ocurre en la basílica de Guadalupe el 29 de junio de 1982, cuando el secretario de la Congregación para la Educación Católica Mons. Antonio María Javierre lee el documento que erige canónicamente la facultad de teología, y nombra Gran Canciller al Emmo. Sr. Cardenal Don Ernesto Corripio Ahumada, el primero en la nueva era que presidirá por ello el Consejo Superior Universitario. Ese mismo día por la tarde, en el auditorio de la Universidad Lasalle, Mons. Corripio, en su nuevo puesto, dio el mensaje de bienvenida. Finalmente el 12 de julio agradecía a las autoridades romanas la atención que habían manifestado en todo el proceso.

Se terminaban las festividades y comenzaba la organización de la realidad, y como Presidente del Consejo Superior, guiará los comienzos de esta institución, teniendo que dar soluciones prácticas a las múltiples dificultades que fueron surgiendo, sobre todo de carácter económico, y referentes a la adecuación de las instalaciones, tanto académicas como habitacionales para profesores y alumnos. El 29 de julio se tomaron las decisiones que marcarían el camino, a fin de que el 6 de septiembre se iniciara la actividad académica, la misa del Espíritu Santo presidida el Gran Canciller, terminada la cual se pasó al acto académico, donde el mismo Don Ernesto dictó la lectiobrevis, la cual versó sobre la missiocanonica, la misión canónica que se le confiaba a la universidad.

En el mes de noviembre de ese mismo año, terminó Don Ernesto su labor como presidente de la CEM, y a la vez su cargo como Primer Gran Canciller de la UPM, aunque como arriba se mencionó siguió unido a ella, por ser el Ordinario del lugar sede de la UPM, ahora como Vice Gran Canciller, hasta el 29 de septiembre de 1994, en que su Santidad Juan Pablo II lo exoneró de su cargo como Arzobispo Primado de México.

Por todas estas razones la Universidad Pontificia de México le confirió el primer doctorado Honoris Causa en Teología, el 24 de octubre de 1996, lo que ocurría por primera vez en la historia de la institución. En su discurso de aceptación recordó el largo camino recorrido hacia la reapertura universitaria, para terminar trazando los retos que este centro de estudios tiene frente al tercer milenio: Fidelidad al evangelio, diálogo con el mundo moderno, la Mexicanidad de la teología, y un espíritu de libertad, siempre en el horizonte del Evangelio.

 

Este próximo 25 de abril, el Sr. Cardenal Carlos Aguiar Retes celebrará la Eucaristía en la Catedral Metropolitana a las 13:00 hrs, para recordar al Emmo. Cardenal Ernesto Corripio Ahumada.

Pbro. Dr. Roberto Jaramillo Escutia, O.S.A.

Facultad de Teología