logotipoupm

AVISO DE PRIVACIDAD

La Universidad Pontificia de México A.C., con domicilio en calle General Guadalupe Victoria N° 98, colonia Centro de Tlalpan, Alcaldía Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México, es el responsable del uso y protección de sus datos personales, los cuales serán protegidos conforme a lo dispuesto a la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares y demás normatividad que resulte aplicable, al respecto le informamos lo siguiente:

¿Para qué fines utilizaremos sus datos personales?

Los datos personales que recabamos de usted, los utilizaremos para las siguientes finalidades que son necesarias para el servicio que solicita:

Registrar su inscripción en los planes o programas de estudios ofertados por la Universidad, a la modalidad de capacitación o cursos de formación continua que haya elegido, generar listas de asistencia, integración de expediente escolar y administrativo, becas, descuentos o recargos, seguro de estudiante, expedición de documentos oficiales como: título, certificados, constancias, dictámenes técnicos, diplomas, carta de pasante y credenciales, dar seguimiento de los cursos así como notificar la cancelación o notificación de cambio de horario o fecha.

De manera adicional, utilizaremos su información personal para las siguientes finalidades secundarias que no son necesarias para el servicio solicitado, pero que nos permiten y facilitan brindarle una mejor atención:

Aviso a familiares en caso de emergencia, Invitaciones a eventos, Estadísticas, Publicidad, Promoción y Difusión Institucional.

En caso de que no desee que sus datos personales se utilicen para estos fines secundarios, indíquelo a continuación:

No consiento que mis datos personales se utilicen para los siguientes fines:

  • Aviso a familiares en caso de emergencia.
  • Invitaciones a eventos.
  • Estadísticas
  • Publicidad
  • Promoción
  • Difusión Institucional.

La negativa para el uso de sus datos personales para estas finalidades no podrá ser un motivo para que le neguemos el servicio.

¿Qué datos personales utilizaremos para estos fines?

Para llevar a cabo las finalidades descritas en el presente aviso de privacidad, utilizaremos los siguientes datos personales:

Nombre, Estado civil, Registro federal de contribuyentes (RFC), Clave única de registro de población (CURP), Lugar y fecha de nacimiento, Domicilio, Teléfono(s), Correo electrónico, Firma autógrafa, Edad, Fotografía(s), Imagen, Trayectoria educativa, Cédula profesional, Estatus migratorio, Conocimiento de idiomas, Cuenta bancaria.

Además de los datos personales mencionados anteriormente, para las finalidades informadas en el presente aviso de privacidad utilizaremos los siguientes datos personales considerados como sensibles, que requieren de especial protección:

  • Datos ideológicos
  • Datos de salud

¿Con quién compartimos su información personal y para qué fines?

Le informamos que sus datos personales son compartidos dentro y fuera del país con las siguientes personas, empresas, organizaciones o autoridades distintas a nosotros, para los siguientes fines:

 

 

 Destinatario de los datos personales:

 Finalidad

Secretaría de Educación Pública

Expedición de títulos

Instituto Nacional de Migración

Situación Migratoria

Autoridades Eclesiásticas

Títulos y Constancias

Empresas, Organizaciones o Autoridades

Servicio Social

 

¿Cómo puede acceder, rectificar o cancelar sus datos personales, u oponerse a su uso?

 

Usted tiene derecho a conocer qué datos personales tenemos de usted, para qué los utilizamos y las condiciones del uso que les damos (Acceso). Asimismo, es su derecho solicitar la corrección de su información personal en caso de que esté desactualizada, sea inexacta o incompleta (Rectificación); que la eliminemos de nuestros registros o bases de datos cuando considere que la misma no está siendo utilizada adecuadamente (Cancelación); así como oponerse al uso de sus datos personales para fines específicos (Oposición). Estos derechos se conocen como derechos ARCO.

Para el ejercicio de cualquiera de los derechos ARCO, usted deberá presentar la solicitud respectiva a través del siguiente medio:

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con relación al procedimiento y requisitos para el ejercicio de sus derechos ARCO, le informamos lo siguiente:

a) ¿A través de qué medios pueden acreditar su identidad el titular y, en su caso, su representante, así como la personalidad este último?

A través de documento de identificación oficial (INE, pasaporte y/o cartilla militar) en el caso de ser representante legal, presentar además el instrumento público o carta poder firmada ante dos testigos.

b) ¿Qué información y/o documentación deberá contener la solicitud?

1.  Nombre del titular y domicilio u otro medio para comunicarle la respuesta.

2.  Los documentos que acrediten la identidad o en su caso la representación legal del titular.

3.  La descripción clara y precisa de los datos personales respecto de los que se busca ejercer alguno de los derechos ARCO.

c) ¿En cuántos días le daremos respuesta a su solicitud?

En un lapso de 20 días hábiles, contados a partir de que fue recibida su solicitud.

d) ¿Por qué medio le comunicaremos la respuesta a su solicitud?

Se le dará contestación por medio del correo electrónico que nos haya proporcionado.

e) ¿En qué medios se pueden reproducir los datos personales que, en su caso, solicite?

Los datos personales serán entregados a través de correo electrónico, correo normal a cargo del solicitante o la entrega directa de copias simples en las instalaciones de la Universidad.

¿Cómo puede limitar el uso o divulgación de su información personal?

Con objeto de que usted pueda limitar el uso y divulgación de su información personal, la Universidad maneja un registro de listados de exclusión para fines de publicidad o mercadotecnia y de datos con finalidades secundarias  o puede realizar directamente el titular su inscripción en el Registro Público de Consumidores (REPEP).

Revocación del consentimiento para el uso de sus datos personales

Usted puede revocar el consentimiento que, en su caso, nos haya otorgado para el tratamiento de sus datos personales. Sin embargo, es importante que tenga en cuenta que no en todos los casos podremos atender su solicitud o concluir el uso de forma inmediata, ya que es posible que por alguna obligación legal requiramos seguir tratando sus datos personales. Asimismo, usted deberá considerar que para ciertos fines, la revocación de su consentimiento implicará que no le podamos seguir prestando el servicio que nos solicitó, o la conclusión de su relación con nosotros.

Para revocar su consentimiento deberá presentar su solicitud acompañada de  identificación oficial  y en el caso de ser representante legal, presentar además el instrumento público o carta poder firmada ante dos testigos.

Podrá ejercer la revocación directamente en las instalaciones de la Universidad o bien, a través de  correo electrónico.

¿En cuántos días le daremos respuesta a su solicitud?

Su solicitud será a tendida en un periodo de 20 días hábiles que será notificada a través del correo electrónico que haya proporcionado.

¿Cómo puede conocer los cambios en este aviso de privacidad?

El presente aviso de privacidad puede sufrir modificaciones, cambios o actualizaciones derivadas de nuevos requerimientos legales; de nuestras propias necesidades por los servicios que ofrecemos; de nuestras prácticas de privacidad o por otras causas.

Nos comprometemos a mantenerlo informado sobre los cambios que pueda sufrir el presente aviso de privacidad, a través de la página institucional http://www.pontificia.edu.mx o por medio del correo electrónico proporcionado.

Nombre y firma del titular: ________________________________________

Consiento que mis datos personales sean tratados de conformidad con los términos y condiciones informados en el presente aviso de privacidad.   [  ] 

 

 

PIO XII Apertura de los archivos del 
pontificado de Pío XII

 El pasado 4 de marzo, el papa Francisco anunció a los oficiales del Archivo Secreto Vaticano que los documentos concernientes al pontificado de Pío XII (1939-1958) podrán ser consultados por los investigadores, a partir del 2 de marzo del 2020. Este anuncio lo hizo con motivo del ochenta aniversario de la elección al solio pontificio del cardenal Eugenio Pacelli (2 de marzo de 1939), quien «guió la Barca de Pedro en uno de los momentos más tristes y oscuros del siglo XX».

Francisco declaró que tomaba esta decisión, después de escuchar el parecer de sus colaboradores más cercanos, «con ánimo sereno y confiado, seguro de que la investigación histórica seria y objetiva podrá evaluar, en su justa luz, con la crítica apropiada, los momentos de exaltación de aquel pontífice y, sin duda, también los momentos de graves dificultades, de decisiones atormentadas, de prudencia humana y cristiana».

Muchos investigadores habían solicitado, desde hace años, poder consultar los documentos del pontificado de Pío XII, con el fin de aclarar la incógnita sobre su supuesta complicidad pasiva, al no pronunciarse explícitamente sobre el exterminio judío en la Segunda Guerra Mundial. Existe una opinión generalizada que afirma que el papa tendría que haber condenado más firmemente la masacre de los judíos, pero si no lo hizo fue por prudencia diplomática y para no poner en peligro a los católicos en la Europa ocupada por el nazismo.

La noticia del papa Francisco ha despertado gran interés entre los historiadores estudiosos de la época contemporánea, debido a la importancia que tiene el Archivo Secreto Vaticano para consultar documentos sobre el gobierno de la Iglesia universal y la relación diplomática de esta institución con muchas naciones del mundo. León XIII fue el primer papa que abrió el Archivo a la investigación de los historiadores en 1881 y, a partir del 1924, el papa en turno concede libre consulta de los documentos “por pontificado”. El límite cronológico para su consulta llegaba hasta el pontificado de Pío XI (febrero 1939), aunque en los últimos años, los papas han permitido consultar de algunos archivos del periodo de Pío XII. El papa Pablo VI, al término de los trabajos conciliares en 1965, permitió a los estudiosos consultar el Archivo del Concilio Vaticano II (1962-1965) y, más adelante, Juan Pablo II abrió, a la consulta, el fondo Oficio sobre las informaciones vaticanas sobre los prisioneros de guerra (1939-1947). Sobre la Segunda Guerra mundial ya se han publicado, en las ediciones del Vaticano, Actas y Documentos concernientes a la Secretaría de Estado, a partir de diciembre de 1965, lo que ha permitido estudiar ya, la actividad de la Santa Sede, durante este periodo crítico.

El papa Pacelli, que había recibido, después de su muerte (el 9 de octubre de 1958), una serie de homenajes y reconocimientos, fue visto años más tarde como uno de los principales protagonistas de una “leyenda negra”: durante la guerra, por cálculo político o por cobardía, habría asistido impasible y silencioso ante los crímines contra la humanidad, cuando una denuncia suya los habría parado. Para pasar de la ficción a la realidad, de la leyenda a la historia, solo existía un medio: recurrir a los documentos originales, que expresaran directamente la acción del papa. De ahí, la decisión tomada, en 1964, por el papa Paulo VI, que había sido uno de los más próximos colaboradores del Papa Pío XII, de autorizar la publicación de actas y documentos de la Santa Sede, relativos a la Guerra. Es cierto que este material no agotó toda la información sobre el asunto, pero sí se publicó, en once tomos, la documentación que puede consultarse en la red.

He ahí la importancia de la decisión del papa de Francisco para poder consultar el acervo documental íntegro que pueda ofrecer a los historiadores un medio para conocer, con objetividad, la actitud o la acción del papa Pío XII y de la Santa Sede durante la guerra. Esta documentación seguramente dará a conocer la acción del papa en la guerra, las informaciones más o menos completas que le llegaban, las solicitudes que le hacían debido a su influencia moral y religiosa, su preocupación por salvar los que aun podía salvarse, su esfuerzo para parar la calamidad, mitigar el sufrimiento y socorrer a las víctimas, pero guardando siempre la imparcialidad entre las partes en lucha.

Con razón, en su discurso del 4 de marzo, a los oficilaes del Archivo Secreto, el Papa Francisco ha afirmado en su discurso que «la Iglesia no tiene miedo de la historia, al contrario, la ama y le gustaría amarla más y mejor, ¡como Dios la ama! »

 Dr. Antonio Cano Castillo